Departamento de Presidencia y Justicia

La comparecencia del Consejero de Presidencia, Bermúdez de Castro ha puesto fin a la de todo el Gobierno de Rudi para presentar los presupuestos de cada departamento.
En este Departamento hay una evidente separación entre lo referido a Presidencia y lo referido a Justicia. La propuesta que aparece en lo relacionado con Presidencia, tiene claros y sombras. Coincidimos, ya que siempre lo hemos denunciado y posicionado en contra, en que había que eliminar la posibilidad de adjudicar directamente subvenciones, coincidimos en que era necesario racionalizar los gastos en protocolo y en los gabinetes de imagen y, ciertamente, el presupuesto recoge propuestas de este tipo que hemos estado haciendo.

Los desacuerdos, profundos, están en el recorte durísimo que sufren los fondos para Cooperación del Desarrollo y en la falta de propuesta clara para establecer la forma adecuada de trabajar las relaciones de Aragón con el Gobierno Central, con las otras Comunidades Autónomas y con la Unión Europea.

Por eso aparecen dotados con escasos recursos los programas y actuaciones para fomentar la Participación Ciudadana, el Desarrollo Estatutario y la trasparencia en las relaciones con Las Cortes. Son ámbitos de actuación que, bien dotados y desarrollados, mejoran la calidad democrática de la sociedad.

No puede justificarse el recorte en estas áreas en la situación económica. No puede pretender el Gobierno PP-PAR situarnos en el dilema de elegir entre cooperación solidaria con los países necesitados o la construcción de colegios y hospitales. La crisis no puede justificar nunca el incumplimiento de los compromisos adquiridos con las entidades y asociaciones organizadas en la Federación Aragonesa de Solidaridad ni mucho menos servir de pretexto para recortar la cooperación solidaria.

Izquierda Unida también le ha puesto de manifiesto el doble lenguaje que sigue el PP. Mientras nos ha vuelto a prometer una Ley de Participación Ciudadana sigue defendiendo su gobierno proyectos insostenibles para nuestra montaña como es la ampliación de Cerler y la unión de las estaciones actuales, mantiene sin convocar los órganos de participación mientras los sustituye por grupos de trabajo creados en función de sus intereses y mientras incumple acuerdos laborales negociados y aprobados en Mesas de Negociación.

Consideramos igualmente demagógico anunciar una futura norma que regule la trasparencia cuando vemos el continuo ninguneo al que pretenden someter a los grupos de la oposición en Las Cortes que, en muchas ocasiones, tienen menos datos e información que los medios de comunicación.

Hay partidas para cumplir el mandato de la Ley de Víctimas del Terrorismo en Aragón pero no hay ni una sola para cumplir las obligaciones de otra Ley, la de la Memoria Histórica que también da derechos a las víctimas del franquismo y que el Gobierno PP-PAR no está dispuesto a cumplir.

En lo referente al apartado sobre Justicia reconocemos el incremento de 8,7 millones de € que van destinados a las obras en curso (Ciudad de la Justicia, Audiencia, Huesca,…). Esto hace que sea el único Departamento que se escapa del recorte generalizado. Es verdad, también, que en materia de personal mantiene el gasto lo que significa el mantenimiento (dentro de la congelación salarial) del empleo de personal fijo e interino. Pero no podemos, sin embargo, valorar satisfactoriamente este presupuesto porque sigue sin dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía en materia de prestación del servicio de Justicia que debe de ser universal y gratuito algo que, con la entrada en vigor de las tasas judiciales que impone Gallardón, va a hacer más difícil de conseguir.

No garantizan, tampoco, los adecuados servicios de mediación familiar, laboral y social y tampoco aporta mejoras en los temas de justicia relacionados con la asistencia las personas internadas en los centros penitenciarios de Aragón ni ha dado respuesta a nuestra propuesta de pedir las trasferencias de la atención sanitaria en los centros penitenciarios de Aragón que mejoraría claramente la prestación sanitaria que se da en las cárceles aragonesas.

Hemos concluido nuestra intervención insistiendo, una vez más, en que éste presupuesto podía ser otro si cambiaran de política fiscal e incrementaran la recaudación subiendo los impuestos a las rentas más altas y dejaran de hacer más rebajas fiscales. Una vez más hemos insistido en que este presupuesto es inútil para resolver el problema más grave que tenemos que es el de la creación de empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.