En el marco del segundo aniversario del brutal desmantelamiento del campamento saharaui de la Dignidad, “Gdeim Izik”, y a iniciativa del eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, cerca de una treintena de europarlamentarios y europarlamentarias han exigido hoy a la Vicepresidenta Ashton que condene rotundamente la violencia y represión sistemática del Gobierno de Marruecos contra el pueblo saharaui y  la expulsión de los observadores internacionales.

“La expulsión de los observadores internacionales, el bloqueo a la entrada en los territorios ocupados a las diferentes misiones para verificar la situación de los derechos humanos y la violenta represión de las protestas pacíficas de la población saharaui, son parte, y un triste ejemplo más, de la constante violación de los derechos del pueblo saharaui y del Derecho Internacional por parte del régimen absolutista marroquí” señaló Meyer.

“Ya es hora de que la Unión Europea deje de mirar hacia otro sitio y de que, de una vez por todas, deje de apoyar al régimen criminal de Mohamed VI. Es hora de que priorice los derechos humanos a los intereses comerciales de unas pocas empresas europeas”, afirmó el Responsable Internacional de Izquierda Unida.

Los eurodiputados han exigido a Ashton una condena oficial y el inicio de una investigación de la expulsión de los 22 observadores internacionales (18 españoles y 4 noruegos) de los territorios saharauis ocupados quienes, tras dos años del violento desalojo del campamento de la dignidad con el que miles de saharauis protestaron pacíficamente por la ocupación militar marroquí exigiendo unas condiciones de vidas dignas y su derecho legítimo al referéndum de autodeterminación, querían comprobar la situación actual de la población saharaui en estos territorios.

“Hace dos años, los saharauis mostraron el camino y sentaron el principal precedente a los procesos inconclusos de democratización de la ‘primavera árabe’, procesos que la UE supuestamente celebra y apoya mientras que, en su relación con el régimen de Marruecos, continúa desarrollando las mismas políticas que legitimaron y mantuvieron en el poder durante años a Mubarak y Ben Alí”, señaló Meyer.

Además, los eurodiputados y eurodiputadas, pertenecientes a cinco grupos parlamentarios diferentes (GUE/NGL, GREENS/ALDE, S&D, ALDE y PPE), y a numerosos países de la UE como España, Portugal, Italia, Grecia, Alemania, Eslovenia, Francia, Irlanda o Reino Unido, han solicitado a la Alta Representante para Asuntos Exteriores que investigue la violación por parte de Marruecos de lo establecido en el artículo segundo del Acuerdo de Asociación UE-Marruecos., relativo al obligado cumplimiento y garantía por ambas partes de los derechos humanos y los principios democráticos.

Preocupación por la situación de los 6 activistas en Agadir

Por otro lado, el Responsable de Política Exterior de Izquierda Unida mostró su preocupación por la “situación de desamparo y abandono” en la que están seis activistas del Movimiento de Solidaridad Brigadista quienes, tras haberles imposibilitado ilegalmente su acceso a los territorios ocupados, están en Agadir, vigilados por la policía marroquí, sin posibilidad de llegar hasta la ciudad desde donde pretendían retornar a España.