Las guerras de cifras siempre son curiosas y divertidas. Sobretodo cuando la delegada del gobierno Cristina Cifuentes hace el ridículo dando una cifra de 65 mil manifestantes, con la Plaza Colón llena, Castellana y circundantes a rebosar. Sólo con Plaza Colón llena, durante las Jornadas Mundiales de la Juventud, dieron cifras cercanas al 1 millón y medio. Ahora con Plaza Colón llena y confluyentes dan 65 mil. De risa, la verdad. Pero no es la guerra de cifras, el motivo de esta entrada. Que se queden con su manipulación informativa y con sus voceros a sueldo.

El motivo de los que allí fuimos, fue la petición de responsabilidades a un gobierno que está gobernando haciendo exactamente lo contrario de lo que prometió en su programa electoral.

1º Dijeron que no iban a tocar las pensiones. Y las han rebajado de manera indirecta con el copago sanitario. Y esto rebajar las pensiones se pongan como se pongan.

2º Dijeron que no iban a subir el IVA. Que subir el IVA era “el sablazo que el mal gobernante le da al pueblo” (palabras literales de Rajoy) Hicieron campaña en contra cuando los subió el PSOE. Y lo acaba de subir el 1 de septiembre.

3º Dijeron que no iban a tocar la sanidad. Y han recortado la sanidad pública, gratuita y universal. Los inmigrantes se quedan sin este derecho y la gestión privada del sistema de salud sigue un avance imparable, con resultados nefastos en la gestión y en el costo al contribuyente.

4º Dijeron que no iba a recortar en educación. Y han recortado en becas, en profesorado, en ayudas escolares. Hay que pagar los libros y hasta por llevar el tupperware al comedor del colegio.

5º Dijeron que crearían hasta 3,5 millones de puestos de trabajo. Y desde el 20 noviembre llevamos 1 millón más de parados.

6º Se han cargado de facto todo el plan de ayuda a la dependencia. Recortando derechos adquiridos y ninguneando las posibles nuevas incorporaciones. Sin ningún tipo de advertencia ni propuesta de este tipo en su programa electoral.

7º Nada ponía en su programa de la reforma laboral que han realizado. Simplemente dijeron que agilizarían las relaciones entre la empresa y los trabajadores. Buen eufemismo para desequilibrar el débil equilibrio entre el mundo del trabajo y el de la empresa, para darle toda la fuerza a esta última.

8º No vi en ningún sitio la rebaja en el suelo de los trabajadores públicos, ni tampoco la retira de la paga extra de navidad.

Y por eso fuimos a Madrid. Fuimos a exigir un referéndum para que el pueblo pueda opinar sobre unas medidas sobre las que nadie le advirtió. Y que ahora estamos sufriendo de una manera traicionera por un gobierno que ocultó su verdadero programa para ganar las elecciones. Teniendo la cara dura de rehuir su obligación de dar explicaciones y dimitir de sus cargos por estar haciendo exactamente lo contrario de lo que nos prometieron. La dignidad y la coherencia de un político honesto haría que inmediatamente dimitiera, y sino lo hacen entendemos perfectamente qué es lo que no son: ni honestos ni dignos.

Raúl Andreu
IU Alcañiz