Izquierda Unida exige a la Cámara de Cuentas que abra una investigación interna que determine el origen y la responsabilidad de la filtración del informe de fiscalización del Ayuntamiento de Zaragoza del ejercicio 2011. Un asunto que su grupo parlamentario en las Cortes llevará al Pleno ante el conflicto institucional que ha provocado en el Consistorio, porque el informe ha sido filtrado sin autorización, dado que está en fase de desarrollo y sin concluir con el dictamen pertinente. “Esto supone que el informe tiene carácter provisional y corresponde ahora a la Cámara de Cuentas enviarlo al Ayuntamiento para darle trámite de audiencia y a éste presentar, si lo estima oportuno, las alegaciones que considere a las observación contenidas en él”, explica Luis Ángel Romero, portavoz de Economía de IU en las Cortes de Aragón.

El Reglamento de la Cámara de Cuentas establece en su artículo 78 el deber de confidencialidad que ha de guardar todo el personal a su servicio con respecto a los hechos, actos y documentos que conozcan por razón de su trabajo, “elemento imprescindible para evitar situaciones indeseables como la que se ha producido y que socavan el prestigio de las instituciones y ponen en cuestión la debida lealtad institucional, que es la que asegura que no se utilicen la mismas de forma partidaria”, señala Romero para recodar que el Presidente y Vicepresidente de la Cámara de Cuentas, coincidiendo con su comparecencia en las Cortes para dar cuenta de otros informes, pidieron disculpas por la filtración y confirmaron que el informe no está concluido, que es provisional y el Presidente de esta institución afirmó literalmente que “todo está sujeto a alegación y se puede modificar”.

Esta situación ha provocado que el grupo parlamentario IU Aragón presente ante el Pleno una Proposición no de Ley en la que exige a la Cámara de Cuentas que abra la citada investigación interna, dando traslado de las conclusiones el Presidente de la Cámara a través de una comparecencia en la Comisión Institucional y de Desarrollo Estatutario de las Cortes antes de terminar este periodo de sesiones. En el caso de que la filtración haya tenido origen y responsabilidad en algún miembro de la Cámara de Cuentas, Izquierda Unida exige que se depuren las responsabilidades que correspondan por vulneración del debido sigilo profesional.

Izquierda Unida, que tacha lo sucedido como “grave”, también solicita a la Cámara de Cuentas que adopte todas las medidas que sean necesarias con el fin de que no vuelva a repetirse este hecho, entre ellas, la elaboración de un protocolo de comunicación con las Administraciones públicas y entidades receptoras de los informes, de forma que se asegure el sigilo y la confidencialidad en la tramitación de los informes que elabora la Cámara de Cuentas.

Por su parte, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Zaragoza, José Manuel Alonso, reitera su denuncia por la “deslealtad institucional” del grupo municipal Popular que, sin esperar a la conclusión del informe, “lo ha utilizado políticamente” y exige también al Consistorio que “ponga las cartas encima de la mesa”.

“Tengamos o no dudas sobre el citado informe, consideramos que se han vertido graves acusaciones contra la situación de la ciudad que han provocado la preocupación de la ciudadanía, por ello exigimos las explicaciones que sean necesarias para esclarecer el asunto”, señala Alonso en relación con la Comisión extraordinaria de Hacienda que ha solicitado su grupo para conocer la valoración de los técnicos municipales sobre los informes y las alegaciones se van a presentar. Tras conocer toda la información y en el caso de que se deriven responsabilidades, “las pediremos donde sea necesario, ya sea al Gobierno de la ciudad, a la consejería de Hacienda o a quienes lo han difundido”, concluye Alonso.