El grupo parlamentario de Izquierda Unida de Aragón ha mantenido esta mañana un encuentro con su eurodiputado Willy Meyer en la que le han transmitido su preocupación ante la posible realización de ensayos de Monsanto con un nuevo maíz transgénico, el NK603 × MON 810, en varias localidades aragonesas, en concreto en Ejea de los Caballeros, Grañén, Tauste y Zuera por un periodo de tiempo comprendido entre el 1 de febrero de este año y el 20 de febrero de 2013. Una información que IU ha conocido a través del Movimiento por un Aragón sin Transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria y la organización Ecologistas en Acción.

Cabe destacar que esta variedad de maíz ha sido investigada por científicos franceses, los cuales alertaron la semana pasada de su alta toxicidad y de su directa relación con enfermedades como el cáncer. En concreto, la investigación publicada por la revista internacional “Food and Chemical Toxicology” califica los resultados de “alarmantes”.  Además, ha sido la primera vez en la historia de la agroindustria que un transgénico y un pesticida han sido estudiados por su impacto en la salud a más largo plazo de lo que lo habían hecho hasta ahora las agencias sanitarias, los gobiernos y la industria.

Sin embargo, Izquierda Unida ha conseguido esta misma mañana la resolución por la que el Gobierno de Aragón autoriza a Monsanto Agricultura España S.L. a realizar el citado ensayo. Una resolución firmada con fecha 11 de marzo de 2011 por el presidente de Comisión Interdepartamental de Organismos Modificados Genéticamente del Gobierno de Aragón, en manos, por aquel entonces, de PSOE-PAR. “Esto confirma que los ensayos han podido comenzar a realizarse ya en el mes de febrero”, señala el portavoz de Agricultura y Medio Ambiente de IU en las Cortes, Miguel Aso.

Por ello, Aso ha facilitado toda la documentación sobre estos ensayos a Willy Meyer, quien la trasladará al Europarlamento, “porque no es posible la coexistencia entre cultivos transgénicos y cultivos tradicionales y se trata de un problema europeo”. “La coexistencia entre cultivos transgénicos y tradicionales es imposible debido, principalmente, a la imposibilidad de controlar el cruce de cultivos naturales con los modificados genéticamente a través de la polinización derivada del cultivo al aire libre”, ha asegurado el eurodiputado, para añadir que “este tipo de cultivos ponen en serio riesgo la salud de las personas, la sostenibilidad del medio ambiente y la perdurabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas”.

Además, Aso ha registrado hoy varias preguntas al consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Francisco Lobón, al objeto de conocer su opinión sobre estos ensayos tras el estudio realizado en Francia, considerar su no autorización e incluso para solicitar al Gobierno central la prohibición de los mismos.