El portavoz municipal de Izquierda Unida en Monzón, Miguel Aso, reclamará en el próximo pleno que las confesiones religiosas como la Iglesia Católica paguen el IBI y el Impuesto de Obras. Aso ha señalado que esta propuesta “busca hacer justicia fiscal y dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” En este sentido ha señalado que “nuestra Constitución establece el principio de aconfesionalidad de nuestro Estado, por tanto, la falta de adscripción o vinculación a cualquier confesión religiosa por parte de las Instituciones Públicas, pero mientras esto lo dice la Constitución, la Ley de Haciendas Locales, establece excepciones impositivas y situaciones de privilegio a las confesiones religiosas, entre ellas la Iglesia Católica, poseedora de un gran volumen de inmuebles en el Estado por los que no paga impuestos como el resto de los ciudadanos”.

En este sentido el portavoz de IU Monzón, ha señalado que “es inadmisible que mientras el Gobierno adopta medidas que afectan duramente a los servicios más esenciales como la Educación, la Sanidad o los Servicios Sociales, se mantengan las exenciones y beneficios fiscales de los que disfrutan confesiones religiosas” y ha recordado que “el artículo 128.1 de la Constitución establece que toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general y por tanto, no establece distinciones por carácter religioso, algo que los sucesivos gobiernos del PSOE y PP han permitido con total impunidad”.

Del mismo modo, ha añadido el concejal, “no es de recibo que el Gobierno de Rajoy mediante el Real Decreto Ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera, obligara a las Corporaciones Locales a plantear una subida del IBI a sus ciudadanos de hasta un 10% y diversas entidades continuen liberadas de deber colectivo y solidario de contribuir al sostenimiento de las arcas municipales. Consideramos anacrónico e injusto que en nuestro país se mantengan privilegios fiscales de los que se benefician generalmente las grandes fortunas e Instituciones que además son poseedoras de un gran patrimonio, lo que en nada contribuye al bien común, ni tampoco a paliar la difícil situación económica actual por el que estamos atravesando”.

Para finalizar el concejal ha asegurado que, “si solamente si la Iglesia pagara “religiosamente” el IBI, se podrían recaudar alrededor de 2.500 millones de euros en el ámbito del Estado”.