Izquierda Unida Aragón muestra su perplejidad por lo que está sucediendo con el posible desalojo del campamento Scout de Griébal, un campamento en el que están unos 500 jóvenes de diferentes nacionalidades que, como otros años, están participando en las actividades propias de una acampada juvenil. En este sentido el diputado en Cortes, Miguel Aso, ha señalado que “no entendemos cómo es posible que nadie, hasta ahora, haya dicho que la actividad de los scouts en Griebal no se podía realizar por haber informes de la administración que lo desaconsejan”.

 

“Resulta también incomprensible, declara Aso, que nadie haya notificado estas circunstancias a los organizadores de la acampada que, año tras año, la han celebrado sin ninguna incidencia”.

 

Izquierda Unida denuncia también “la falta de sensibilidad de las administraciones públicas implicadas que no notificaron las deficiencias a los peticionarios en tiempo y forma para solventarlas o

para buscar un lugar alternativo, sin necesidad de generar alarmismo entre los jóvenes y sus familias, así como mostrar una pésima imagen nacional e internacional de descoordinación entre la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Gobierno de Aragón”.

 

El diputado señala que “no vamos a valorar sin conocerlo, qué ha cambiado este año con respecto a otros, pues durante 25 años este

campamento ha sido permitido y realizado con notable éxito y suponemos que con las autorizaciones pertinentes de las administraciones”. “Lo que si tenemos claro es que vamos a registrar tanto en las Cortes de Aragón como en el Congreso de los Diputados, preguntas al respecto para obtener toda la información, aclarar lo sucedido y exigir las responsabilidades a las que hubiera lugar”, concluye.