El grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado este martes un informe a la Comisión de Vigilancia de la Contratación para que explique cómo se efectuó la actualización de precios por kilómetro a Tuzsa en 2009, 2011 y 2012. También ha exigido que comparezca la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Carmen Dueso, para que aclare esta revisión de precios.

IU ha hecho esta petición tras conocer el informe de la auditoría externa, encargada por el Ayuntamiento, que cifra en 50 millones de euros la deuda de Tuzsa con el Consistorio. Este informe se realizó para establecer las consecuencias de la aplicación de la Ley 30/2007 de Contratos del Sector Público, que determina que en las revisiones de precios que hayan de realizarse a partir del 31 de abril de 2009 deberá excluirse el efecto de la variación de precios de la mano de obra.

En rueda de prensa, el concejal de IU en el Consistorio Raúl Ariza ha señalado que “este informe lleva a pensar que no se estuvo ágil a la hora de actualizar los precios”. Ariza ha recordado que la empresa reconoció unos beneficios de 10,2 millones de euros en 2008 (un 10,7% de rentabilidad económica); 13 millones (14% de rentabilidad) en 2009; 12,6 millones (13,21%) en 2010, y 14 millones (15,32%) en 2011, mientras que a Autobuses Urbanos de Zaragoza se le ha fijado un margen de beneficio del 5%.

“El informe habla de articulados donde queda claro que la contratación pública no es un fin sino una herramienta al servicio de políticas que atienden a las circunstancias económicas de cada momento”, ha señalado Ariza.

El edil ha insistido en que, aunque IU defiende que los niveles salariales ganados en la negociación colectiva son indiscutibles, “el precio de la mano de obra tendría que haber quedado fuera” en la fórmula de la revisión de precios. “A la empresa le favorecía enormemente computar las subidas en los salarios porque el Ayuntamiento al final siempre les pagaba un 15% por encima porque habían introducido en la facturación esa mano de obra”, ha explicado el edil, quien ha advertido de que “no se puede dejar que las empresas facturen alegremente”. “Ha habido una falta de sintonía y coordinación y queremos que se nos aclare”, ha puntualizado Ariza.

Para IU la principal duda radica en el tipo de IPC que hay que tener en cuenta para efectuar la revisión de precios, si es de acuerdo al IPC general (que en 2011 estaba en el 3%), al IPC del transporte (7,9% en 2011) o al del transporte público urbano (3,5%).