El portavoz de Izquierda Unida en las Cortes de Aragón, Adolfo Barrena, ha exigido a la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, que sea “insumisa con el cumplimiento del déficit” aprobado ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y “deje la obediencia a Madrid, que sólo ha empeorado la calidad de vida de los aragoneses”.

De este modo ha instado a la presidenta a que “si no lo hace se marche”, al igual que lo ha hecho con el líder del PAR, José Ángel Biel.

Ha asegurado que la consecución del 1,3% como objetivo de déficit no es una buena noticia. Para el dirigente de IU, la actuación del consejero de Hacienda aragonés, José Luis Saz, ayer fue de “poca solvencia y sin alternativa”, “apoyó con su abstención otro ataque a los ciudadanos aragoneses”, ha subrayado Barrena.

Barrena ha calificado el acuerdo del déficit asimétrico como “injusto” y ha aseverado que se trata de una agresión a los servicios públicos, al bienestar y a los ciudadanos. “Con la abstención, -ha remarcado-, “aprobó sin rechistar que el Gobierno central discrimine a Aragón”.

Por ello, ha advertido al Gobierno de Aragón de que será “difícil” que se defiendan en la actualidad las políticas de ajuste, cuando se premia a los que las incumplen con una posibilidad de endeudamiento mayor. Algo que ha recordado que ya planteó IU así como una reforma fiscal para recaudar más y aumentar así los recursos públicos para realizar políticas expansivas. “Han esperado dos años en los que los aragoneses han sufrido”, ha indicado.

Asimismo, ha insistido en que los Gobiernos que han defendido una posición en contra de endeudarse “ayer estaban todos pegándose por una décima más” y ha acusado al Gobierno central de “tramposo y mentiroso” al quedarse con el 5,2% de la ampliación del déficit.

Para Barrena, con el déficit asimétrico se rompe el modelo constitucional porque habla de reparto solidario de recursos y mantiene que los planes de estabilidad no se han cumplido al 100% en 2012.

Finalmente, ha emplazado al PAR a “que se quite la careta y defienda el Estatuto y el autogobierno y no seguir siendo el monaguillo del PP”. Ha rechazado las bondades del Plan Impulso, por considerar que sólo cubren parte de lo recortado este año.