Se trata de un proyecto social, educativo, comunitario y participativo en el que la música, ya sea formando a la infancia y juventud en su interpretación mediante instrumentos o en el arte de los luthiers, se convierte en hilo conductor para “potenciar la identidad del barrio y ganar autoestima”.

La Comisión de Música del Casco Histórico, de la mano de la Oficina del Plan Integral (PICH), han presentado esta mañana la Orquesta Social del Casco Histórico.

En la sala de audiciones de la Escuela Municipal de Música y Danza de la calle Las Armas, el concejal delegado del PICH y presidente de la Junta de Distrito, José Manuel Alonso, junto con Reyes Barrachina, de la Oficina del PICH y el director de la escuela municipal de música, Chema Peralta, ha descrito este proyecto “que parte de una evaluación de los recursos existentes en el Casco, pero también de antecedentes exitosos como por ejemplo en América Latina, donde la música se utiliza para dar estructura a la sociedad”. Alonso ha subrayado que es un proyecto que pretende “reforzar la identidad del barrio y ganar autoestima”.

Se trata de una Orquesta dirigida a niños y niñas de 8 a 18 años que tiene por delante la tarea de inventarse a sí misma. Es decir, las entidades que trabajan infancia, juventud, tiempo libre, etc. en el Casco Histórico, derivarán a los niños y niñas que consideren más apropiados para participar en este proyecto. De este modo, con las aptitudes iniciales de los componentes y también con el aprendizaje que vayan desarrollando y las destrezas que vayan adquiriendo con las clases y ensayos que realizarán en la Bóveda del Albergue juvenil de la calle Predicadores, se irá definiendo su vocación.

Reyes Barrachina, técnico de la Oficina del PICH y miembro de la Comisión de Música del Casco, ha subrayado que se pretende “usar la música como instrumento de intervención socioeducativa, para llegar a los niños y niñas y a sus familias”.

Los directores de la banda, big band, coro, escuela de flamenco y escuela de música tradicional, serán los encargados de formar a las y los integrantes de esta orquesta, que, como ha indicado Ludmila Mercerón, es posible que parta de la percusión y de ahí evolucione a arreglos melódicos sencillos y llegue a niveles más complejos de música.

Chema Peralta ha hecho hincapié en que “se va a ofrecer una formación integral que también puede ser una orientación profesional, tanto para interpretación de instrumentos musicales como para su reparación, como luthiers”.

 

Un llamamiento a compartir instrumentos

Asimismo, Reyes Barrachina ha invitado a la sociedad a que presten o se donen instrumentos, mediante la red de recursos “Compartea” que coordina la Federación de Barrios. De este modo, aquellos que estén en buen estado se utilizarán directamente, y los que no, se repararán también por parte de los niños y niñas, bajo supervisión de Luthiers afincados en el Casco Histórico como Miguel Barrero o Molins. Incluso se prevé la posibilidad de construir nuevos instrumentos a partir de material reciclado.

Por último, ha avanzado que en septiembre se promoverá un concurso de ideas mediante el cual los propios chicos y chicas de la orquesta decidan cuál va a ser el nombre definitivo de la formación musical.

Rubén Jiménez, ganador del concurso de flamenco del PICH el año pasado, ha interpretado unos acordes a la guitarra como muestra de la vida musical del Casco Histórico.