El concejal delegado del PICH, José Manuel Alonso, ha comparecido junto con la responsable técnica de la Oficina del Plan Integral, Ana Sanromán, para explicar el proceso de aprobación del Plan Integral del Casco Histórico 2013-2020.
Previamente, el Gobierno de la ciudad ha aprobado el proyecto del nuevo Plan Integral. El plan tiene como eje fundamental las intervenciones sociales y está valorado en 120 millones de euros.
Se trata de un proyecto de planificación que, según el concejal delegado del PICH, José Manuel Alonso, es “absolutamente necesario”. El documento está abierto una revisión a los cuatro años, tal y como ha indicado Alonso, que se irán adaptando a las condiciones sociales y económicas.
Los criterios para establecer el ámbito territorial son los siguientes: en primer lugar, se ha tenido en cuenta la degradación urbana, la infravivienda y solares abandonados. Unos requisitos que, según Alonso, no los ha estipulado él, sino que “son los que los expertos establecen como zonas de intervención integral”.
También se han tenido en consideración los porcentajes de inmigración, la población en exclusión, la continuidad territorial y la vulnerabilidad subjetiva. Es decir, conocer “qué sienten y qué piensan de sí mismos los ciudadanos del territorio afectado por el PICH”, ha concretado Alonso.
Cabe destacar que la elaboración de este documento se inició con un proceso de participación desarrollado por un equipo multidisciplinar de la Universidad Pública de Zaragoza, con el profesor Gómez Quintero como coordinador. Tras un proceso de participación en 2012 y parte de 2013, que tuvo en cuenta a 35 entidades sociales y a 20 servicios municipales se elaboró el primer borrador. La segunda fase de participación activa tuvo en cuenta las opiniones de 80 representantes de otras tantas entidades sociales, además de las aportaciones del equipo multidisciplinar de la Universidad y de los servicios municipales. Desde mayo de 2013 el documento ha sido debatido en siete reuniones con los grupos políticos municipales. Muchas de las aportaciones, como la batería de propuestas de CHA fueron asumidas. Por ejemplo, la ampliación de la zona del Camino del Vado en el Barrio de Jesús. Sin embargo, la primera de las aportaciones del PP, a pesar de todo el ruido mediático que han generado reclamando la inclusión del distrito centro, se produjo el 22 de febrero de 2014. En este sentido, el PP ha registrado dos alegaciones de inclusión del distrito centro al completo, una como grupo municipal y otra en nombre de la Junta de Distrito de Centro, que preside la concejala Patricia Cavero.
Pese a todo, Alonso ha expresado su esperanza de que en el trámite (primero su votación en Comisión de Presidencia y luego en el Pleno municipal) el nuevo PICH alcance el consenso.
“La respuesta de que el Distrito Centro no se incluya no es por voluntad de José Manuel Alonso o de la Oficina del PICH, es porque no se ajusta a ninguno de los cinco criterios que establecen las zonas de actuación de políticas integrales”, ha remarcado el concejal delegado del PICH.
Asimismo, Ana Sanromán ha desmentido argumentos esgrimidos por el PP: “El PICH va a continuar garantizando el acceso a las becas de comedor en los colegios de La Caridad y Joaquín Costa siempre que así lo prescriban los trabajadores sociales de los CMSS de Madalena o San Pablo”. Asimismo, ha explicado que intervenciones recogidas en el PICH 2013-2020 como el parking Moret o el parking de Bruil se incluyen porque inciden notablemente en el Casco Histórico al proponerse como aparcamientos disuasorios.

El nuevo PICH
El concejal delegado del PICH, ha resumido los cinco bloques del nuevo proyecto. El primero es el centrado en la participación, la convivencia y la cohesión social, que incluye programas de acciones sociales para colectivos vulnerables. En segundo lugar, hay una partida destinada a servicios públicos y equipamientos, como San Agustín o Pontoneros como residencia de estudiantes.
El tercer punto se dedica a infraestructuras escena urbana y patrimonio, que se pretende recopilar en una ordenanza propia del Casco Histórico. Suelo y rehabilitación de vivienda es la cuarta parte de este nuevo PICH, que cuenta con proyectos como el de la Imprenta Blasco. Finalmente, el comercio y el turismo cierran los bloques.