Con penas durísimas,- 8 cadenas perpetuas, 4 a 30 años 7 a 25 años-, el tribunal militar marroquí ha dictado sentencia de lo que a todas luces era un juicio montado y escenificado contra la resistencia del pueblo saharaui a la ocupación militar en el Sahara Occidental, último territorio africano pendiente de descolonización bajo auspicios del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los hechos juzgados se remontan a noviembre de 2010 cuando la fuerza ocupante disolvió violentamente el campamento de Gdeim Izik (Campamento de la Dignidad) donde más de 20.000 saharauis se concentraron para denunciar sus condiciones de vida bajo la ocupación militar.

La Primavera Árabe comenzó con ese gesto de resistencia del pueblo saharaui.

Dos años más tarde Marruecos, vulnerando una vez más el derecho internacional, ha escenificado un juicio colonial, en este caso militar, con declaraciones arrancadas bajo tortura, con pruebas inconsistentes y fácilmente manipulables, que a juicio de numerosos observadores internacionales, entre los que se encontraba IU, se desarrolló vulnerando los más elementales derechos a una defensa justa.

Para Izquierda Unida se trata de un juicio claramente político que pretende con estas sentencias amedrentar a los hombres y mujeres del Sahara Occidental.

“La comunidad internacional, las instituciones europeas, las Cortes Generales y el Gobierno de España deben exigir al régimen alauita la amnistía de todos los presos políticos saharauis que cumplen condena tal y como ha aprobado el Parlamento Europeo en su mandato a la XXII reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, ha manifestado Willy Meyer, responsable internacional de IU y observador en el juicio militar, tras conocer la sentencia.

“Es al régimen de Mohamed VI al que la comunidad internacional debería sentar en el banquillo por ocupar violentamente el territorio no autónomo del Sahara Occidental y apropiarse de sus recursos naturales, poniendo en riesgo la identidad nacional del pueblo saharaui e impidiendo por la fuerza su derecho a la autodeterminación”, indicó Meyer.

El responsable de Paz, Solidaridad y Derechos Humanos de IU, Fran Pérez, ha llamado a todas las fuerzas políticas, movimientos sociales y sindicatos a manifestar su repulsa por estas condenas arbitrarias y demandar la amnistía de todos los presos políticos saharauis.

Izquierda Unida realizará iniciativas en todos los ayuntamientos, diputaciones, parlamentos autonómicos, Cortes Generales y Parlamento Europeo para exigir la inmediata liberación de los 24 saharauis condenados.

A juicio del responsable de política internacional, Willy Meyer, “el Presidente Rajoy debería utilizar su turno de palabra en el debate del Estado de la Nación para exigir la amnistía de los presos políticos saharauis y la realización del referéndum de autodeterminación, al ser España responsable de la administración del proceso de descolonización del Sahara Occidental”.

Izquierda Unida reitera su condena al juicio ilegal contra los 24 saharauis y seguirá apoyando la legítima causa del pueblo saharaui hasta que se cumpla el mandato de la Carta de Naciones Unidas y se le permita al pueblo saharaui decidir sobre su destino.