Alberto Garzón, candidato de Unidad Popular a la Presidencia del Gobierno, ha presentado esta mañana en Zaragoza a la candidatura aragonesa Unida Popular a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, en un acto en el que han participado muchos de las y los candidatos aragoneses al Congreso y al Senado como la cabeza de lista al Congreso, Rosa Magallón (IU), y el número dos, Chesús Yuste (CHA).

Silvia Requena, nº 3 al Congreso, ha presentado el encuentro en el que Garzón ha defendido la democracia radical ante la profunda crisis institucional y ha reiterado que Unidad Popular no es siente propietaria de los movimientos sociales, sobre lo que ha advertido que “quienes instrumentalizan a las mareas hacen un daño muy grande a la izquierda”. “En nuestra candidatura hay partidos políticos y gente de la calle, un conjunto de personas que trabaja de manera colectiva, por el bien común y dentro de una convergencia programática en torno a ideas y principios”, ha explicado ante los medios.

Los y las candidatas de Unidad Popular han sido elegido mediante primarias abiertas, “cosa que no puede decir el resto de partidos”, ha recordado Garzón para añadir que y dejar claro que “somos de fiar, la gente sabe lo que está votando y no nos arrodillamos ante ningún poder, ni económico, ni militar, ni religioso”.

Garzón ha denunciado la corrupción en el seno del PP con el caso Bárcenas y las políticas aplicadas por el gobierno de Rajoy, cuyos recortes han incido en mermar las condiciones de vida de las clases populares, “que sufrimos las consecuencias de la crisis porque nos están saqueando los derechos sociales”. En su opinión, “el Estado social está siendo desmantelado por una minoría que prioriza los intereses del capital por encima de las personas en un mundo cada vez más desigual” y por ello ha aportado por conquistar más derechos con Unidad Popular, “la voz que pone voz a los que no tienen”.

La candidatura Unidad Popular lucha con la alegría de la coherencia, de los valores que no se venden, que no son volubles ni responden a criterios de rentabilidad y cuenta, además, con la experiencia que le dan organizaciones como IU y CHA, “pretenden formar un proyecto bello, basado en la democracia radical y que reconquiste los derechos para la gente”, ha manifestado Garzón, en relación con la candidatura aragonesa.

Sobre esta, su cabeza de lista al Congreso, Rosa Magallón, ha apuntado que su candidatura es “la alternativa en oposición a la alternancia porque es una candidatura nítidamente de izquierdas y se han confeccionado con unas primarias de verdad, buscando el consenso, sin cuneros, cien por cien civil, sin siglas, sin protagonismos y sin apropiaciones indebidas de los movimientos sociales”.

Por su parte, el n 2 al Congreso, Chesús Yuste, ha hecho referencia a la experiencia de su formación política, CHA, y la de IU. “Este proyecto tiene unas ramas muy largas y profundas raíces y las y los diputados de Unidad Popular serán los de Aragón, porque han recorrido el territorio, están en contacto con la gente y han recogido sus inquietudes para llevarlas a las Cortes Generales”, ha enfatizado para reiterar que el primer objetivo es “echar a la derecha y acabar con las políticas neoliberales que nos han llevado hasta aquí, lo que incluye recuperar los derechos perdidos, regenerar la democracia y abrir un proceso constituyente” en el que todos participemos”.